ycomoyo
Terapia online
Terapia online

Acceder a mi perfil


¡Regístrate!¿Recordar contraseña?

Indícanos tu e-mail para poder
enviarte una nueva contraseña:

  
  


¡Regístrate!¿Recordar contraseña?
  
  

Utilizamos cookies propias y de terceros para poder adaptar la experiencia de navegación en ycomoyo a tus necesidades. Tu privacidad es muy importante para nosotros; por eso, queremos informarte de cómo utilizamos dichas cookies y de cómo puedes gestionarlas. Si continúas navegando en ycomoyo o utilizas el sitio web, entenderemos que aceptas nuestra política de cookies.

Ocultar este mensaje     Ver política de cookies

Civismo canino
Civismo canino

TEMAS

Fobia a los perros
Fobia a los perros

Fobia a los perros

Puntuación actual:
*****

Material Realizado por la Asociación APC y Lambercan. Los hemos realizado para su libre uso y con la finalidad de mejorar la convivencia entre personas con y sin perro y servir de ayuda psicológica a personas con miedo o fobia a los perros. (Puedes ampliar la imagen pinchando sobre ella).

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Qué hacer con el miedo a los perros?

No es una "obligación" no tenerles miedo a los perros, de hecho el miedo a los animales y a otras situaciones ambientales es particularmente frecuente.

Sin importar el tamaño, color, raza, tipo, marca y modelo del susodicho animal. ¿Tienen acaso esas personas que "adivinar" por fuerza que tu perro es adorable y no "hace nada?".

¡¡¡No todos los dueños de perros saben que los demás
no tienen por qué saber lo mismo que ellos sobre su perro!!!
Y además... ¿Lo sabe el perro?

Podemos decir que los perros sí perciben el miedo, sabemos que es así, pero más por cambios en la conducta de las personas que por percibir una subida de adrenalina o la liberación de feromonas específicas. El perro entiende muy bien las señales visuales de comportamiento, con un lenguaje muy sutil y específico para él. Sabe cuándo “mentimos”. Hay un dicho muy significativo: “el hombre empezó a mentir cuando perdió la cola”. Se basa en que hemos aprendido a decir lo contrario de lo que sentimos o pensamos y a ocultar nuestro comportamiento gestual con las palabras, y si tuviéramos cola, “que es una bandera que se explica por sí sola” no nos resultaría tan fácil la mentira.

Debemos tener en cuenta que cuando una persona se asusta de un perro, realiza movimientos dubitativos ante él, acaricia o se aproxima al animal con desconfianza y sobre todo, tiende a mirarlo muy directa e intensamente a los ojos para seguir sus movimientos y poder defenderse en caso de que se produjera un ataque. El acercamiento de frente y la inclinación sobre su cabeza o su tronco es directamente una amenaza para ellos. Todas estas actitudes son interpretadas por el perro como una amenaza o como un desafío, facilitando la aparición de la agresividad por su parte. La agresividad en el perro siempre se debe a situación de miedo. No existiría agresión si no se percibiera una amenaza (exceptuando la caza, pero en pocas ocasiones confunden al humano con una presa de caza).

Agrado-incomodidad-malestar-fobia 

El malestar ante el perro puede ir desde una leve incomodidad hasta lo que técnicamente se define como fobia específica (tipo de animal):

A. Temor acusado y persistente que es excesivo o irracional, desencadenado por la presencia o anticipación de un objeto o situación específicos (en este caso el perro).

B. La exposición al estímulo fóbico provoca casi invariablemente una respuesta inmediata de ansiedad, que puede tomar la forma de una crisis de angustia situacional o más o menos relacionada con una situación determinada. Nota: en los niños la ansiedad puede traducirse en lloros, berrinches, inhibición o abrazos.

C. La persona reconoce que este miedo es excesivo o irracional.

D. La(s) situación(es) fóbica(s) se evita(n) o se soporta(n) a costa de una intensa ansiedad o malestar.

E. Los comportamientos de evitación, la anticipación ansiosa, o el malestar provocados por la(s) situación(es) temida(s) interfiere(n) acusadamente con la rutina normal de la persona, con las relaciones laborales (o académicas) o sociales, o bien provocan un malestar clínicamente significativo.

 

¿Cómo llega a generarse esa fobia?

Entre los factores que predisponen a la aparición de fobia específica cabe citar los acontecimientos traumáticos (como ser atacado por un animal); estos síntomas acostumbran a aparecen de forma particularmente aguda.

Observación de otros individuos que muestran temor (por ejemplo, personas que se asustan en presencia de ciertos animales) y transmisión de informaciones (por ejemplo, repetidas advertencias sobre los peligros de ciertos animales).

Los objetos o situaciones temidos tienden a implicar aspectos que ciertamente pueden o han podido representar una amenaza en algún momento de la historia de la humanidad.

 

Consejos para personas con miedo/fobia a los perros

Es muy importante tener en cuenta que al alejarse de un perro al que se tiene miedo se está alimentando dicho miedo, pues el mero hecho de alejarse supone una disminución de la ansiedad pero un aprendizaje de que para calmarse hay que alejarse del perro:

1.- Me da miedo ese perro.

2.- Me alejo de él.

3.- Me calmo.

4.- Luego, aprendo que la próxima vez que me encuentre con un perro, me tengo que alejar, porque me siento mejor, más calmado, de forma lenta, progresiva y controlada

Por tanto, si nunca te acercas, nunca te quitarás el miedo. No olvides hacerlo. Además, el hecho de acercarte permite que compruebes que un perro no tiene que suponer un peligro.

Ayuda también decirte a ti mismo que puedes superar el miedo, que te puedes acercar… Se trata de darte apoyo y de relajarte.

 

Tipos de miedos y pautas para el dueño del perro

No reírse y mostrarse respetuoso con la persona que se incomoda ante el perro (no conocemos su pasado en relación con los perros).

Si el dueño del perro se ríe o mofa de la persona con fobia, además de mantener el miedo al perro, lo generalizará a sus dueños.

Ejercicio de empatía (ponerse en el lugar del otro) para dueños de perros: imagina que vas por una calle estrecha y te encuentras a una persona que va hacia ti con una serpiente de cascabel, intentando convencerte de que es muy cariñosa y que la cojas...

 

- Grado de miedo del viandante :Leve.

Muestran respeto al perro; se atreven a acercarse pero prefieren no interactuar con él

- Conducta del dueño

Interponerse entre el perro y la persona, respetar una distancia de seguridad. No permitir que el perro se acerque si la persona no quiere.

 

- Grado de miedo del viandante: Medio/grave.

Están muy pendientes a cualquier movimiento del perro, están en actitud de alerta ante el perro.Pueden llegar a presentar crisis de angustia ante la presencia del perro.

- Conducta del dueño

Debe tener al perro bien entrenado para que no reaccione ante el miedo.

Ponerse en el lugar del otro (empatía): el perro para ti es bueno, sabes que no ataca pero para la persona que tiene fobia canina, tu perro puede ser como un arma que no sabes si se va a disparar o no.

Tener en cuenta que el perro puede reaccionar con inquietud ante la reacción de angustia que percibe en la persona con miedo al perro y a su vez la persona con miedo al perro ve nervioso al perro y eso le provoca aún más miedo.

En un principio es probable que la persona con crisis de angustia no escuche aquello que se le dice, por eso es preferible mostrar inicialmente gestosno verbales de tranquilidad y seguridad para que la otra persona los capte. Por ejemplo: señales de calma con las manos, mostrar seguridad en el manejo del perro, sentar al perro…

Calme al perro y dé información a la persona con miedo al perro para que reaccione con naturalidad: "veo que te produce miedo mi perro; entiendo que hay personas con ese problema, yo quiero ayudarte". Proporcionar información personal básica del dueño "me llamo..." y del perro "mi perro se llama... es dócil, está entrenado para respetar a las personas, ¿cómo puedo ayudarte?¿qué más puedo hacer por tí?…"

 

- Grado de miedo del viandante: Personas que a pesar del miedo quieren interactuar con el perro: se acercan con dificultad y no se atreven a tocar al perro; en el último momento chillan, se asustan, etc., ante cualquier movimiento inesperado del perro.

- Conducta del dueño

Debe tener al perro bien entrenado para que  no reaccione ante el miedo. Calme al perro y dé información a la persona con miedo al perro para que reaccione con naturalidad. 

Explicar lo que es una fobia simple o específica al perro. "Si te alejas de la situación para evitar un sufrimiento innecesario potencias ese sufrimiento a la larga".

Permitir que la persona con miedo interaccione con el perro de forma lenta, progresiva y controlada. No forzar la situación.

Supera tu fobia a los animales con ycomoyo